Libro “Abril de 1812. Asedio y captura de Badajoz” de José María Gallardo Durán

 

Conquistada Ciudad Rodrigo, la toma de Badajoz en abril de 1812 significaba para Wellington el cumplimiento del encargo principal que se le hizo en 1808: expulsar a los franceses de Portugal y defender el país de nuevas invasiones. El asalto de Badajoz fue uno de los hechos de armas más sobresalientes del ejército británico en España, sólo empañado por el vergonzoso y atroz saqueo que sucedió a la conquista, y que Wellington no supo parar. Este libro plasma el punto de vista de los sitiadores, y consta de tres partes de carácter bien diferente. En la primera se incluyen los despachos que escribió el propio Arthur Wellesley durante el asedio, y que (supervisados por el propio duque) fueron reunidos y publicados en primer lugar por su secretario personal, el coronel Gurwood, y luego por su hijo, el II duque de Wellington. Algunos de esos documentos fueron traducidos parcialmente al español, y publicados, antes de acabar el mes de abril de 1812. No salieron completos, esencialmente porque Wellington ordenó censurar todo aquello que pudiera ser útil al enemigo. En la segunda parte se ofrece, por primera vez en español, la traducción de un fragmento del diario de John Fox Burgoyne, uno de los dos comandantes del cuerpo de ingenieros que dirigieron las operaciones del asedio. La tercera parte está dedicada, también en primicia, a un texto que, a diferencia de los anteriores, se redactó veinticuatro años después de ocurridos los hechos. Lo escribió el capitán James MacCarthy, que en 1812 era teniente de ingenieros a las órdenes directas del comandante Burgoyne, y que resultó gravemente herido cuando dirigía a la división del general Picton al asalto del castillo.

 

El autor, José Mª Gallardo Durán (Campanario, 1956) es licenciado en Filología Inglesa, estudiante de historia, catedrático de Inglés en el instituto “Bartolomé José Gallardo” de Campanario y miembro del Fondo Cultural Valeria. Desde que en el año 2000 le propusieron colaborar en la publicación de la Historia de Campanario, a la que contribuyó con el capítulo Agonía del antiguo régimen: un país empobrecido, que cubría los reinados de Carlos IV y Fernando VII, comenzó a rastrear testimonios de soldados británicos que combatieron en Extremadura durante la guerra de la Independencia. Ha localizado bastantes y pensó que la edición de esos documentos en español podría ser de algún interés, así, en febrero de 2009 se imprimió La guerra de la Independencia: tropas británicas en La Serena y Vegas Altas en 1808, 1809 y 1812. Dos años después publicó Don Benito, verano de 1812. Testimonio del capitán de infantería John Patterson del regimiento nº 50 de la 2ª división, mientras que en octubre de 2012 salió de imprenta la penúltima de sus traducciones: Reflejo de la batalla de Medellín en el diario español de Lady Holland.

 

 

This entry was posted in General, Inicio, Noticias. Bookmark the permalink.

Deja un comentario